12th Gen2013

Se extiende la pobreza en España.

by Júlia Estades García (4rt A)

El otro día, mirando la tele, una cosa me llamó la atención. En el pueblo con más paro de España, Espera (Cádiz), hacían entrevistas a los ciudadanos para que les hablaran de su situación. La que más me conmovió fue una mujer que lo estaba pasando verdaderamente mal. No tenía dinero, y tenía que vivir a costa de su hija, que le prestaba un poco, y de una vecina que le traía comida a escondidas, porque no quería que la gente supiera la situación en la que se encontraba. Lo decía llorando y avergonzada.

Este es solo uno de los muchos casos similares que ocurren en España; mucha gente que antes tenía trabajo y vivía dignamente, ahora está en una situación de pobreza muy grande. Personas que tenían un buen sueldo, que podían permitirse algún pequeño capricho, han pasado a tener que pedir ayuda a familiares y amigos para, no vivir, sino sobrevivir. Incluso hay familias enteras que viven de la pensión de los más mayores, los abuelos.

Hoy en día los comedores sociales están repletos de gente, y generalmente son regentados por una agrupación de vecinos, la iglesia o alguna ONG. Esta tarea social es necesaria pero quien debería garantizarla es el Gobierno; no debería permitir que haya gente que no tenga cada día un plato para comer, derecho a la sanidad, una vivienda…

Los desahucios son una de las situaciones más dolorosas en España durante estos últimos meses. Mucha gente es echada de sus casas por la fuerza, porque no pueden pagar lo que deben. Y yo me pregunto: ¿no es suficientemente duro para estas familias el quedarse sin casa, para además tener que seguir pagando al banco la hipoteca? La gente que es desahuciada, en mi opinión, no debería seguir pagando su casa, que ya no es suya. Mientras hay muchísimas personas desahuciadas, también hay muchísimos pisos y viviendas sin ocupar. El Gobierno tendría que impedir eso promoviendo leyes para que todas las personas tengan un lugar digno donde vivir.

Es un derecho de todos los seres humanos tener sus necesidades básicas cubiertas (alimentación, sanidad, educación, vivienda…) y también lo recoge nuestra Constitución. Pero lamentablemente estamos lejos de conseguir un cumplimiento total de estas normas básicas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *