12th gen.2013

Conciencia o instinto

by Patricia Mizrahi Cengarle 4B

Recientemente andaba yo preguntándome por el valor de la conciencia humana. Pues está en nosotros buscando, por así decirlo, la respuesta a una pregunta inexistente. Es sabido, entonces, que la famosa pregunta de ¿A dónde vamos? no tiene por tanto una respuesta clara y concisa.

De círculos viciosos, trata el tema. Pues la vida en sí de los diferentes seres humanos y seres vivos es uno grande. El nuestro, el de las personas, es un círculo vicioso que yo calificaría de imperfecto. Nuestra conciencia no sirve para nada más que para vivir dudando mientras vivimos y cometemos barbaridades con nosotros mismos y con lo que nos rodea.Tratamos de buscar una razón de vida más allá del ciclo vital de los seres vivos -nacer, crecer, reproducirse y finalmente, morir-. ¿Qué diferencia hay entre una persona o yo? E incluso, toda persona que ha influido en los cambios de la humanidad, o que más tarde influirá, ¿lo ha hecho con qué fin? ¿Cual es el fin? Y sin embargo no hay un qué, no hay una razón de existencia más que vivir; en los humanos, vivir para contarlo, para explicar los cambios que van ocurriendo positiva o negativamente.

Los animales, quienes se guían por el instinto, simbolizan para mí un círculo perfecto” -añado las comillas, pues la perfección no existe-. Y actúan, en ¿base a qué? Nada más que lo que es racional, lo que su naturaleza les dicta.

Y de tantos bienes y atrocidades que el ser humano comete, la pregunta que viene ¿CONCIENCIA O INSTINTO? ¿Vale realmente la pena, seguir avanzando -hacia el abismo, por supuesto-. Y la respuesta, como en tantas otras preguntas, quedará sin una respuesta más que breve, e insatisfactoria.

Luego está el momento. Cuando te sientes al máximo, y tu cuerpo suspira de éxtasis. Entonces es cuando crees decidir que a pesar de todas las imperfecciones,de todas las crueldades y estupideces que comete el ser humano -porque el ser humano comete muchas- decides ser uno más de ellos. Eliges ser parte del bucle, de la perpetua movilidad hacia la nada, que van persiguiendo toda persona. O tal vez no te queda otra.

Vida desgarradora

6 Responses to “Conciencia o instinto”

  • Adrián Alonso Hermo

    En respuesta a tu artículo, opino que es muy severo e, incluso peligroso, hacer la siguiente afirmación :”Nuestra conciencia no sirve para nada más que para vivir dudando mientras vivimos y cometemos barbaridades con nosotros mismos y con lo que nos rodea.”

    La conciencia es un instrumento valiosísimo del ser humano, sin ella, estaríamos completamente perdidos. Cuando la usamos bien, nos ayuda a hallar nuestro rumbo en la vida y a no salirnos del camino correcto. Gracias a ella podemos, por así decirlo, mirarnos desde fuera y hacer una evaluación moral de lo que hacemos. La conciencia es testigo, fiscal y juez de nuestros actos y de nuestros motivos. Nos orienta al tomar decisiones y nos indica si el camino que pensamos seguir es bueno o no.

  • Alba Noguera Arbos

    “O tal vez no te queda otra”. Això em recorda al joc d’ordinador dels Sims (no sé si hi haureu jugat mai), en que tu ets lliure de crear un nombre infinit de personatges, amb les característiques físiques que desitges, els trets del seu caràcter i, fins i tot, el seu plat preferit i el seu estil de música predilecte. Una vegada definida la seva personalitat, som lliures de crear un altre Sim perquè li faci companyia; o dos, o tres, o dotze. Podem crear tota una família d’éssers tan semblants als humans que gairebé només es diferencien d’ells en el fet que no podem abraçar-los. En tenir la família l’instal·lam a una casa que nosaltres mateixos podem construir, amb el nombre concret de finestres que desitjam, i amb les portes fetes de la fusta que més ens agrada. Fet això, ja podem començar a fer-los viure la vida (que dura uns 100 dies de Sim, cada dia dels quals equival a uns 15 minuts humans). Poden casar-se, divorciar-se, ser infidels, barallar-se i odiar-se, fins i tot estimar-se! Poden suspendre i aprovar, poden buscar feina, i reproduir-se, i anar a comprar, i arruïnar-se i acabar al carrer. Poden morir. Els podem fer morir impedint-los menjar, incendiant-los la cuina o ofegant-los a una piscina, entre d’altres mètodes…Ells, tanmateix, obeeixen. I ningú podria negar la seva felicitat! Potser, fins i tot, ells creuen que són els que decideixen fer una vaga de fam, o restar submergits sota l’aigua més temps del que les capacitats biològiques els permeten.
    I si nosaltres també fóssim uns Sims? Un joc d’ordinador controlat per un ésser monstruós, amb la cara verda i amb grans, d’una realitat paral·lela, que, al seu temps, fos també un videojoc controlat per una altra criatura? I si el món que coneixem (o que ens pensam conèixer) fos només una plataforma electrònica en procés de millora massa poc estable com per sortir a la venda?
    Però, com bé diu na Patri, no ens queda altre remei. Podem acceptar, i resignar-nos a jugar el joc (tant si som nosaltres els que en tiram els daus com si algú a qualque lloc en els tira), o esperar a que els daus ens caiguin damunt el cap i ens deixin esclafats com a insectes contra el terra.

    • Laura Mas Reyes

      Alba, trob que la teva reflexió es magnífica i no et negaré que mai he pensat això, ser controlats per algú, una realitat paral·lela.

      • Alba Noguera Arbos

        La veritat és que quan ho vaig haver escrit em va semblar que potser es podia interpretar massa…intensament. No és que cregui exactament que som controlats per algú, ja que els jocs i històries fictícies són el que són, i no s’han de confondre en extrem amb la realitat. Però els límits entre el que feim conscientment i el que realitzam per instint no són gaire clars, i a vegades sembla difícil de creure que tenim una competència total sobre els nostres actes i que tenim un complet lliure albir. Comparar els humans amb els Sims és una manera una mica exagerada de mirar-ho, ho reconec, però se’m va ocórrer per a exemplificar el que segurament a molts de nosaltres ens ha passat pel cap alguna vegada.

  • Laura Mas Reyes

    Jo crec que comparar-ho amb els Sims es una manera simple i bona per fer entendre el que volies dir.

  • Patricia Mizrahi Cengarle

    Puf, en fin, Adrián: Puede que resulte severa, como tú has dicho, mi afirmación al decir que ”Nuestra conciencia no sirve para nada más que para vivir dudando mientras vivimos y cometemos barbaridades con nosotros mismos y con lo que nos rodea.”, y ahora que la reviso aprecio que exagero al decir que es ‘solo’ un instrumento – y no sé si este es el término correcto- que nos hace vivir inseguros. Lo que quería decir es que, en sí, la vida de todo ser vivo no hace más que repetirse, sin contar las banales situaciones puntuales que diferencian una vida de otra. El humano, trata de discernir nuestro pretexto.
    Me gustaría que definieses el concepto que tienes al decir que es ‘peligrosa’ mi reflexión. Lo que me das a entender es que cierto tipo de cavilaciones que cuestionan todo en lo que se cree y se ha afirmado numerosas veces, te asustan. Te asusta ésta que he hecho porque eso significa no sólo poner en duda la razón, sino toda nuestra existencia.
    Alba: Joder, cuando has pensado en eso de que tal vez nuestros movimientos, todo acto que hacemos, toda decisión, venga predeterminada por otro ser, me he quedado helada. A pesar de ello, no creo que sea como Laura dice, en una relidad paralela. Creo que lo que realmente quieres señalar, o por lo menos es mi punto de vista, es que todo lo que llevamos a cabo, es el resultado de una sociedad creada por siglos y siglos de experiencia. Y que también, esta sociedad en la que nos han criado, son muchas voces que deciden como seguir educando a la gente. Para que lleguemos a creer qué, a acutar cómo.
    Somos un 80% lo que han y hemos querido ser.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *