09th gen.2013

¿Navidad o realidad?

by Alba Vinton Casado 4tB

Palma de Mallorca, 23 de diciembre

hora: 12:00 a.m

ubicación: Corte inglés de avenidas.

Centenares de consumidores entran y salen de estas puertas comprando la última consola del mercado, el móvil más moderno o un reloj que a parte de marcar la hora lo puedes utilizar de sombrero…

Curiosamente a tres manzanas de aquí hay una cola de más de 150 personas que esperan para llevarse a las manos un mísero bocadillo. Estamos a un día de nochebuena ¿recordáis? y probablemente muchas de estas personas pasen ese día solas, en la calle y sin comida.

Y luego están los otros, sí esos, los de la consola, el móvil  y su reloj . Esos que ni si quiera saben que existe gente que lo pasa mal, esos que sólo miran por ellos y su bienestar, esos que se creen que la navidad es dinero, esos que se creen solidarios por dar cinco céntimos a una pobre señora tirada en la calle, ¿Navidad o realidad? Yo no quiero una navidad donde gente se quede tirada en la calle… Imagino una navidad en que la gente tome consciencia de las necesidades de la gente menos afortunada.

etica

 

7 Responses to “¿Navidad o realidad?”

  • Patricia Mizrahi Cengarle

    Es un hecho verídico el de que en la actualidad, el sentido de la Navidad se basa en una emferma obsesión materialista -introducida por el capitalismo-, donde los regalos recibidos son los protagonista.
    Y a pesar de la felicidad que envuelve algunos, encuentro estúpido el tener que ser de una determinada manera -por el mero hecho de que es una fecha citada en nuestro calendario, como tantas celebraciones creadas para el consúmo, difrazado de ciertos valores- a diferencia del resto del año. Deberíamos ser conscientes de la situación de la gente que peor se encuentra también dia a dia -procurándo no amargar nuestra existencia, pues obviamente como individuo no podremos crear un cambio radical a esta sociedad, más que, en los mejores casos, influir en él.
    La solidaridad nombrada en esta entrada es irrelevante para un mundo en el que el hombre vive en sociedad. Sin embargo, ciertos canvios más radicales son cruciales para que la situación comience a mejorar; tanto en la mente egoísta de la gente, como en los cimientos de esta fría sociedad. Hablo de canvios guvernamentales y en los medios de comunicación que nos lavan el cerebro implantándonos desde este materialismo comentado como la búsqueda de un ser perfecto desde el punto de vista superficial y erróneo.

    • Alba Noguera Arbos

      Sembla que quan s’acosta Nadal a tots ens cobreix una sobtada ona d’empatia i solidaritat cap als altres. Es veu que els pobres són més pobres durant les festes de Nadal, els que no tenen ningú se senten més sols o els que passen fam i fred en passen encara més en aquesta temporada. Es veu que els rostres dels captaires expressen més tristesa i més fragilitat, i que les seves mirades tenen més capacitat de convicció que en qualsevol altra època de l’any, aconseguint que molta gent, fins i tot el més fred dels cors, amolli una monedeta a la terrina de gelat que mantenen fermament entre les mans (els que en tenen). I aquest endolciment aparent de les ànimes, quant dura? És només temporal, clar, però fins quan es pot allargar? Potser s’ha d’establir un interval: del 20 de desembre al 8 de gener les persones seran solidàries i sentiran compassió pels més necessitats. Perquè és Nadal! On s’ha vist mai que algú no tengui res per menjar la nit de Nadal? És, simplement, inconcebible!
      I tots els altres dies de l’any? Que no necessiten nodrir-se, potser? Vaja, potser han desenvolupat una nova funció biològica de guardar reserves de nutrients durant un any, o s’han acostumat a viure sense menjar, i el seu cos funciona igualment sense ell. Jo, però, tenc l’estranya sensació que passen la mateixa gana tant el 25 de desembre com el 16 de juny.
      Crec que les festes de Nadal ja s’han desfet bastant de l’objectiu religiós. Són uns dies en que se suposa que tots tenim més motius per ser feliços, no treballam (teòricament) i feim sopars, i prenem xocolata desfeta amb la família, i passejam sota els llumets que cobreixen la ciutat…Però, en el fons, canvia res? Es col·loquen els astres d’una altra manera? Ens tornam més guapos, o queim millor a la gent, o cuinam millor? Sembla que l’únic canvi que es produeix en nosaltres és aquesta transformació sobtada (cap a bé), dels nostres valors, i que augmenta el volum del nostre armari o la quantitat de bitllets a la nostra capsa d’estalvis. A ells, en canvi (tant els que s’atreveixen a seure hores infinites al cantó del Corte Inglés com els que ni poden pagar el llum de casa i es veuen obligats a dir als fills que no, que enguany als reis no els ve de camí passar per allà), no els canvia res. Tant els fa el dia que sigui, o la festivitat que es celebri. Al final del dia es trobaran igual que fa dos mesos, o igual que fa un any: desprotegits, congelats i afamegats.

  • Maria Martín Estarellas

    Está muy bien , però , estoy segura que la gran mayoria de los que frecuentramos esta página lo estamos haciendo desde un ordenador super nuvo y super caro , tenemos un móvil con muchísima aplícaciones que no utilizamos , tenemos consolas.Así que creo que este artículo no tendría que acabr en tercera persona , sino en primera , todos nos deberíamos hacer esta pregunta

    • Adaya Del Rio Subiela

      No creo que tengas que meter en el mismo saco a toda la gente, ya que estos dos comentarios anteriores, no creo que después se contradigan tan brutalmente, y si fuese así serían unas hipócritas. En lo único que estoy de acuerdo es que puede que mucha gente de esta página web este dando lecciones de solidaridad, y después en su casa tiene mil y uno de lujos inservibles, simplemente “porque es la moda y lo más moderno”.
      Yo personalmente estoy en un ordenador que la pantalla es más grande que mi escritorio, porque debe tener un montón de años, y sinceramente me dan igual los móviles más modernos, es más, tengo una blackberry desde hará 2 años y porque me la regalaron, y no tengo ni internet , y pienso tener este móvil hasta que se rompa.
      “Porque todo lo que es moderno hoy, mañana es antiguo.” (el país)

  • Isabel Carmona Quiles

    a mi pensar, creo que nos estamos desviando del tema pricipal, estamos basando el articulo a un aspecto de tener o no gandes cosas materiales de gran o de poco valor economico. No creo, que ese fuese el camino, el cual se pretendia con este articulo. la causa de ello, (o así lo he entendido yo) no era más que hacernos ver, ya tengamos mucho, poco, damasiado y no lo suficiente, que ahora mismo, en los tiempos que vivimos, hay gente pasando necesiad, no se trata de un reproche sino de un punto de vista que nos haga ver que debemos ayudar en lo que podamos para frenar esta situacion que dia a dia se va haciendo mas grande.

    • Alba Noguera Arbos

      Exactament, Isabel. És clar que seria hipòcrita intentar alliçonar sobre solidaritat quan nosaltres som els primers que hem mecanitzat el fet d’ignorar per complet la gent necessitada que demana pel carrer. Inconscientment els consideram “una part més de la ciutat”, i de qualque manera ens envaeix la tranquil·litat de que nosaltres mai ens podríem trobar en la mateixa situació. O això, com a mínim, fins ara. Potser d’aquí un temps el que ens cridarà l’atenció serà veure gent que no demani!
      No es tracta de culpabilitzar-nos per tenir un ordinador car, o un mòbil amb internet, però el que no es pot fer, tampoc, és fer com si ens sentíssim molt identificats i tocats fins al fons per la “pobresa del món per Nadal”. És clar que podem desitjar un món millor, on no hi hagi necessitat, però crec que, perquè s’acompleixi, no basta únicament amb desitjar-ho.

  • Isabel Carmona Quiles

    Lo que dices tiene mucha razón de ser, Alba, efectivamente, solo con desear un mundo mejor no basta, al igual que corroboro tu idea de que la sociedad, ve a estas personas como “una parte más de la ciudad”, pero no neguemos que hoy día, hay numerosos organismos que trabajan y de los que formamos parte, para que esta situación mejore. No generalicemos en que vemos lejos de nosotros que podamos llegar a vivir en esa situción, pues numerosas personas, entidades y organismos están muy allegados con el tema.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *